lunes, 10 de septiembre de 2012

El enfermero Whitman


TE paseas entre catres de soldados
como yo entre mis muertos,
sus blancos cuerpos tendidos en filas.
Lavas la frente, el labio, la polla,
igual que yo toco a mi padre, como si el lenguaje
fuese una forma de vida.
Escribes sus cartas a las familias, yo escribo al dictado
de sus firmes labios de sueño, de este chico
al que quiero como tú quieres a tus chicos.
Se mueren y tú aún los sientes. El tiempo
se torna molesto para el amor,
para los cuerpos masculinos en camas.
Nos inclinamos sobre ellos, Walt, recibiendo su suave
aliento en el rostro, enjugando sus abombadas frentes,
acariciando los negros cabellos de Unionistas.
Nos inclinamos, nuestros puntiagudos pechos
pesados como plomadas de fresco semen:
concebimos, Walt, con los hombres que amamos, así, ahora,
traemos los frutos.

(Sharon Olds. Satán dice. Traducción y prólogo de Rosa Lentini
y Ricardo Cano Gaviria. Tarragona, Igitur, 2001. NOTA:
Walt Whitman fue enfermero durante la guerra civil estadounidense).