sábado, 18 de junio de 2011

Tres poemas de Ildefonso Rodríguez


Cuando te soñé

La recogida de la memoria, quien desgranó
su fruto, por tierra las semillas
amor, nombre de ciudad tuvo alguna vez
en los dulces comienzos de la estación
como si conmigo estuvieses aquí
el viento y repentino el sol, tus pestañas
la egipcia nariz, el cariño, jersey azul y cielo
donde ahora estés veo real una luz
desaparecida
por diez años conocí otro silencio
el fin de la ilusoria década Jules et Jim
un poema de amor único
en el viaje.

Alrededor de la medianoche: Thelonius Monk

Larga es la luz: una esquila de metal dorado
una pausa mantenida y el azúcar en el café
un desgarrón
lentos giran tornillos
giran las estrellas encendidas en la piel de los amores
lo que así está durando: esta hora y nunca otra.

Todavía y siempre

Pensamiento invisible cosas solas en la música y en el pensamiento
la mano sin lápiz ni papel: no puedo concebirlo

no hay razón que no imagine sin daño
el estercolero del abandono; pero la muerte –dicen ellos-
será abolida en las estrellas

da miedo pensarlo igual que la melodía
amarilla de los violines da miedo

las sebes que separan ya no echan yemas
no dan brotes no florecen
el mosto en la lengua no es activo
no viene a la boca en imagen de un río perezoso
un musgo alimenticio unas legumbres arcaicas

así piensa la dureza de unos pocos: habría que remontarse a Egipto
para imaginar semejante abolición de la muerte

no: es mejor este rincón que huele a lana húmeda

todavía y siempre
la tarea de todos es la vida en este mundo.

(Ildefonso Rodríguez. Escondido y visible. Poesía reunida, 1971-2006. Prólogo de Antonio Ortega. Madrid, Editorial Dilema, Col. Ocnos Alas, 2010, 2ª edición, revisada. Procedencia de los poemas: “Cuando te soñé” se lee en Mantras de Lisboa (1979), y a Política de los encuentros (2003) pertenecen “Alrededor de la medianoche: Thelonius Monk” y “Todavía y siempre”. En la imagen, Ildefonso Rodríguez, también músico de jazz, con su saxo).

ANTES DE ARDER
SABE LA LENGUA QUE HAY UNA MIEL EN EL SONIDO