miércoles, 7 de mayo de 2008

Raymond Roussel

Cuenta Leonardo Sciascia que la mañana del 14 de julio de 1933 en el cajón de una mesita de noche de la habitación 224 del Grand Hotel et des Palmes de Palermo se hallaron 16 frascos de Somnothyril, 15 de Sonéryl, 10 de Hypaléne, 11 de Lutonal, 8 de Pharadorme, una caja de Declonol, un frasco de Hyrpholene y un tubo de Somnothyril; en una caja de cartón, dentro del armario, 10 frascos de Neurinare y 12 de Veriane; sobre el armario, botellas semivacías de Veriane, Veronidin, Neurinase y Neoriedan, y acostado, en posición supina, sobre un colchón colocado en el suelo, el cadáver enigmático de un súbdito francés: Raymond Roussel.
(Leonardo Sciascia. Autos relativos a la muerte de Raymond Roussel
Traducción de Eugenio Gallego. Madrid, Mondadori,1992)