jueves, 11 de agosto de 2016

Posesión (Elvis Reloaded)


Dice mi madre que la primera vez que vi a Elvis Presley en televisión (fue en El rock de la cárcel; entonces yo tendría tres o cuatro años, y, por fortuna, aún no existía entre la clase obrera la hiperactividad: me hubieran atiborrado a anfetaminas, como hicieron con el Rey), me pasé varios días sin poder parar de moverme y de recorrer suelos, techos y paredes con mis manos, con mis flacas caderas y con mis píes.

Lo de las anfetas vino mucho tiempo después, pero esa es otra historia de la que os iré hablando.

(Fernando Nombela. Autobiografía del rock and roll)