jueves, 28 de abril de 2016

Si (cuatro poemas de Angélica Liddell)


I

Te hablo como a los muertos
sentada en el borde de la cama
en el borde de la cama
mirando la punta de mis zapatos
quisiera estar más cerca de ti
te lo digo
mis zapatos llenos de chinches y de amor
espero a la primavera
los libros se hinchan bajo las bragas húmedas
y exprimo la gasolina de mi cráneo

II

Si mis pechos fueran propicios para las fieras
te escogería a ti --joven inexperto 
no pretendo el orgasmo 
sino tu precocidad en mi garganta

III

Me orinan en las mangas los chicos de cara angelical 
sólo se divierten si me humillan
soporto mejor la burla atroz que el peso
de un hombre
todo por la piel
todo por una edad inmadura 
algún día silbaré con sus huesos

IV

Líbrame de los deseos en esta pensión azufrada
mi cuerpo
de la grúa todopoderosa pende una cabellera
no la he cortado yo
ojalá la hubiera sostenido sobre mis labios un instante
¡no son para mí! ¡no son para mí!
apenas me consideran ya una mujer
tal vez una zorra puerca
puta todavía no dicen vieja
ni siquiera soy un problema
pero yo amo

(Angélica Liddell. Los Deseos en Amherst. Valencia, Ediciones Trashumantes, col. Poemas Desechables, 3, 2008)

PERO YO AMO
(Angélica Liddell)