viernes, 29 de abril de 2016

Else (?)


Dado su contraste externo e interno, debían de ser una pareja peculiar. Else, un derviche vertiginoso, de baja estatura y complexión prieta, vestida sin estilo y mal peinada, riendo y regocijándose, gritando y llorando impetuosamente. Erich, dos cabezas más alto, impoluto desde la punta de sus zapatos hechos a medida hasta su sombrero panamá, lento en sus movimientos, absorto en su reflexión y moderado tanto en lo acústico como en lo emocional. ¿Cómo aguantó él aquella traca ininterrumpida de raptos de emoción y entusiasmo? Sin duda, a veces lo dejaría atónito, otras, como en la plaza de San Marco o la isla de los narcisos, lo arrebataría. Pero visto en su conjunto, seguro que le hubiera convenido un poco más de sosiego y mesura. Probablemente, había también instantes en los que Else manifestaba su felicidad de forma menos tormentosa, como por ejemplo en el ambiente pretencioso de Brioni, o cuando Erich acababa de reprenderla por no haberse estado quieta en una iglesia o de amonestarla para que por una vez dejara imperar la sensatez en la cama. Entonces ella sacaría su parte civilizada y lo reconquistaría enseguida con sus observaciones originales y sus perspicaces consideraciones. Nadie podía escapar a la pequeña y compacta Else, ese dechado de gozo vital, esa fuente de ternura y calidez, esa llama de inteligencia diáfana y lúcida. En aquel primer viaje largo, ella debió ser para Erich, pese a alguna reticencia, la revelación de la vida verdadera.

(Angelika Schrobsdorff. Tú no eres como otras madres. Traducción de Richard Gross. Cáceres/ Madrid, Periférica & Errata Naturae, 2016. NOTA: La propia Else escribe el texto hemos copiado y no lo escribe para sí misma... Se las sabe todas)