jueves, 13 de noviembre de 2014

Trabaja en fonometrografía


Todo el mundo os dirá que no soy un músico. Es verdad, desde el principio de mi carrera me clasifiqué enseguida entre los fonometrógrafos. Mis trabajos son pura fonométrica. Se verá que ninguna idea musical ha guiado la creación de mis obras. La reflexión científica es lo que domina. Por lo demás, me lo paso mejor midiendo un sonido que escuchándolo. ¿Qué no habré pesado o medido? Todo Beethoven, todo Verdi. La primera vez que utilicé un fonoscopio, examiné un Sí bemol de tamaño medio. No he visto nunca, les aseguro, cosa más repugnante. Llamé a mi criado para que lo viera.

(Erik Satie. Memorias de un amnésico y otros escritos. Traducción e introducción de Loreto Casado. Presentación de Llorenç Barber. Cronología de Ornella Volta. Madrid, Ardora Ediciones, col. Vanguardia Clásica, 2007)