viernes, 21 de septiembre de 2012

Detrás del monasterio


Detrás del monasterio, junto al camino,
existe un cementerio de cosas gastadas,
en donde yacen el hierro sarroso, pedazos
de loza, tubos quebrados, alambres retorcidos,
cajetillas de cigarrillo vacías, aserrín
y zinc, plástico envejecido, llantas rotas,
esperando como nosotros la resurrección.
(Ernesto Cardenal. Antología nueva.
Madrid, Editorial Trotta, 1996)