miércoles, 12 de mayo de 2010

Desayuno con diamantes de verdad


(En un colegio rural del pueblo tangerino Had Al Gharbia, poco antes de mi cuarto o quinto desayuno de la mañana y rodeado de niños, diamantes de verdad, le preparo a este caballero menudo un batbout o mkhamer --un tipo de pan riquísimo-- con zebda (mantequilla que mi pequeño príncipe y perfecto anfitrión, haciendo gala de un innato refinamiento y una sana sabiduria infantil, prefiere amarilla, más sabrosa que la blanca o clarificada) y mucha mucha miel. Acompañaremos todo ello con una gran vaso de leche.) (Fotografía de Elena Álvaro Safont).