miércoles, 23 de julio de 2008

La medida de un hombre

Bien sopesados, los días / de juventud valen mucho / para no concederles un alto precio. / Si fueron ricos en fuego y acción y disponibles / para todo / --una noche estrellada / no la desdeñes, no vale menos que los yermos / transitados por la muerte. / Si fuiste / fracaso, anhelo y soledad y reserva / de la chispa que enciende bosques / y no sólo / proyecto avaro de ganancias / de hipócrita dominio, / sobre todo si fuiste / puro en lo puro, diré que diste / la medida de un hombre.
(Joan Vinyoli. La medida de un hombre.
Antología poética. Traducción de Lourdes Güel
y Fernando Valls. Madrid, Visor, 1990)