viernes, 23 de mayo de 2008

Paul Nizan

Nizan era un aguafiestas. Llamaba a las armas, al odio: clase contra clase; con un enemigo paciente y mortal no puede haber contemplaciones; matar o hacerse matar: no hay término medio. Y no dormir jamás.
(Jean-Paul Sartre)
Un día como el de hoy de 1940 una bala perdida (¿de las tropas alemanas, que tenían el deber de dispararle? ¿de sus compatriotas franceses, que siempre le trataron pésimo? ¿de sus camaradas de partido, que ya habían planeado su asesinato?) acaba con la vida de Paul Nizan en el frente de Dunkerque. Autor de Aden Arabia (1932), una novela que es y no es una novela, pero sí una lectura a nuestro parecer muy recomendable, que cuenta además con un celebérrimo comienzo que a muchos nos hubiera gustado firmar: Yo tenía veinte años. No permitiré que nadie diga que es la edad más hermosa de la vida.
(Paul Nizan. Aden Arabia.
Traducción de Enrique Sordo.
Barcelona, Plaza & Janés Editores, 1990)