sábado, 10 de mayo de 2008

Kennamore Street

Yo quiero que tú sufras lo que sufro:
aprenderé a rezar para lograrlo.
Yo quiero que te sientas tan inútil
como un vaso sin whisky entre las manos;
que sientas en el pecho el corazón
como si fuera el de otro y te doliese.

Yo quiero que te asomes a cada hora
como un preso aferrado a su ventana
y que sean las piedras de la calle
el único paisaje de tus ojos.
Yo deseo tu muerte donde estés.
Aprenderé a rezar para lograrlo.
(José María Fonollosa. Ciudad del hombre:
Nueva York. Barcelona, Bauma,
Cuadernos de Poesía, 1991).
(Albert Pla. Supone Fonollosa. BMG-Ariola, S.A, 1995.