miércoles, 27 de febrero de 2008

Felicidad



Pedí a los profesores que enseñan el sentido
de la vida que me dijeran qué es la felicidad.
Fui a ver a los afamados ejecutivos que comandan el
trabajo de miles de hombres.
Todos menearon la cabeza y me sonrieron como si yo tratase de engatusarlos.
Y un domingo por la tarde fui a pasear por la orilla
del río Desplaines.Y vi a un grupo de húngaros
bajo los árboles, con sus
mujeres y sus hijos, un barril de cerveza
y un acordeón.

(Carl Sandburg. Poemas de Chicago.
Traducción de Miguel Martínez-Lage.
Barcelona, La Poesía, señor hidalgo, 2003)