lunes, 7 de mayo de 2007

Easy rider (ma non troppo)

Leo "Shame Dean" (Boletos) del peruano Lorenzo Helguero y pienso en Pedro E. Álvaro Ruíz mientras recorremos la ciudad (Roma, por ejemplo) en su Vespa px 125, como zeppelines -agárrate, Nombela-, en busca (¿Dónde está mi paloma?) del Nirvana de la Zorrez, según Monse & Cía., y encontrando, a cada rato y en los lugares más insospechados, a V., empuñando su sempiterno botellín de la Mahou y recibiendo un hooolaaaa, así de grande y musical, porque a veces la vida es un cisco fenomenal:
Nunca
amor
me
has
abrazado
tan
fuerte
como
ahora
que
nos
estamos
cayendo
de
la
moto.
(González, Yanko & Anaya, Pedro (antólogos).
Zurdos. Última poesía latinoamericana. Antología.
Madrid, Bartleby Editores, 2005. Pag. 177)
NOTA: Aun en obligado cautiverio –enfermedades varias--, al titular de este blog le han llegado comentarios entre sorpresivos y socarrones, invitaciones a locales de ambiente (iremos) y misivas con insultos y amenazas (de asociaciones tales Macho Ibérico, Sólo por delante, Maricón el Último…) debido a una posible relación homoerótica, acaso socrática, entre Pedro Álvaro y quien esto firma. Aunque de habernos conocido, Gus van Sant nos hubiera contratado para el rodaje de Mi Idaho privado (1991) en lugar de a River Phoenix y Keanu Reeves, entre Pedro y Nombela hay una relación de mera camaradería y mucho, mucho choteo. Él, felizmente comprometido con Belén, y yo…bueno, lo mío es más complicado y ahora no tengo a mano un diván. En el texto que precede al poema de Lorenzo Helguero hay chistes privados, referencias a gustos compartidos; en definitiva, un guiño continuo que orillaba –mea culpa— la comprensión de otros lectores (hasta ahora pensaba que casi nadie consultaba este blog; no es así, y me alegro: muchas gracias a todos, incluidas las asociaciones arriba mencionadas). Hay referencias a filmes que a ambos nos gustan: además de Easy rider (ma non troppo, pues de momento nuestro radio de acción lo queremos limitado), se menciona la ciudad de Roma en homenaje a Vacaciones en Roma (1953), de William Wyler, con unos estupendos Audrey Hapburn (Pedro y Nombela la aman con locura) y Gregory Peck, y a Caro diario (1993) de Nanni Moretti, especialmente la primera de las tres partes del filme (En mi Vespa). No se las pierdan. El Nirvana de la Zorrez es un término --que otro día intentaremos definir-- acuñado por unas amigas (Monse & Cía.) guapísimas, divertidas, encantadoras, y un poco golfas (como debieran ser todas las chicas guapísimas, divertidas y encantadoras --sobre todo si son amigas); ¿Dónde está mi paloma? no es una metáfora ni una imagen con connotaciones sexuales, sino simplemente una frase recurrente, por no decir la única, de una señora del barrio vecina nuestra que perdió el juicio en su mocedad y pasa las horas, por lo general en la Plaza Mayor, buscando a su paloma entre otras tantas miles de palomas (que bien mirado es lo que todos hacemos, cuerdos o no, en esta vida: buscar a nuestra paloma entre miles de palomas, y donde digo paloma léase también Santo Graal, la lotería premiada, el amor verdadero, un bar abierto…); V. es un ser ubicuo, un personaje de aúpa, una sombra con moto y botellín incorporado al que topamos en todo momento y donde quiera que vamos, y al que saludamos sonrientes con nuestro hola habitual, cantarín y juguetón. Y esto es todo amigos (si quedan dudas, acudan a Comentarios). Muchas gracias. Ciao.