martes, 8 de marzo de 2016

Una mujer (Cuatro poemas de Cecilia Quílez)


 En el Día Internacional de la Mujer

Y no quiero ser vencida.
(Cecilia Quílez)

I

Una mujer
Acaba donde
Nadie mira
Asoma
Viéndose
Lo que los demás
Pies y cabeza
Conocieron
Desde fuera se ve mejor
Toda ella
Ella completa
Cabeza Corazón
Otro accidente más
Y una mujer de menos
En el Olimpo de la ceguera

II

Olvido el sí
El quién
Te amo te adoro
Oh vida
Mi juego solitario
Tiene nombre
De lengua que espera
La palabra golosina
Dentro muy dentro
De mi sexo
Voluntariamente obsceno
En todos los idiomas

III

Pelo patatas pasa el tiempo
Tarareo patata tiempo y pasa
Llega el tiempo con hambre occipital
El cuchillo baila un vals consonante y miserere
Mi hija viene colmada de adjetivos
Relucimos como reinas al son de una cazuela
Mientras hierven las sobras de la ruina
Hablamos de lo justo y del exceso
Mañana toca sopa y de nuevo
Huevos con capirote y sal de yodo
La cocina es una fiesta y con saltitos
Celebramos el vacío
El sabor de no tener
La nada sabe a penas nada
Bailamos y bailamos
Como si esto
No estuviera sucediendo
Y reímos y reímos
Como si el hambre fuera sólo
Un mal guiso
Quemando al fondo de la lengua

IV

El mundo tiene una ventana en el pecho
Cada mañana anuncia ciudades oscuras
Naces desde el relámpago de la herida
Toda tú abres las respuestas
Así me vives
Así te siento
Como una campana en el vientre
Ese querer prehistórico de madre
Que amamanta eternamente la palabra

(Cecilia Quílez. La hija del Capitán Nemo.
Madrid, Calambur, Col. Poesía, 143, 2014)