viernes, 16 de octubre de 2015

Del Quinto Evangelio


El supremo vicio es la limitación de espíritu. 
Todo lo que se comprende está bien.

(Oscar Wilde. De profundis
Traducción de José Emilio Pacheco. 
Barcelona, Muchnik Editores, 1997)