domingo, 20 de septiembre de 2015

Poetas


No son como los poetas: chivos expiatorios.

No están encadenados a la roca.

De ahí el silencio, lo sublime.

(Virginia Woolf. Las olas. Traducción de Dámaso López.
Edición de María Lozano. Madrid, Cátedra, col. Letras Universales, 209, 1994)