martes, 15 de septiembre de 2015

Esperanza


Es necesario esperar, aunque la esperanza haya de verse siempre frustrada, pues la esperanza misma constituye una dicha, y sus fracasos, por frecuentes que sean, son menos horribles que su extinción.

(Samuel Johnson, en James Boswell. La vida de Samuel Johnson. Prólogo de Frank Brady. Edición y traducción de Miguel Martínez-Lage. Barcelona, Acantilado, 2007)