lunes, 5 de enero de 2015

Razón


Precisamente los problemas que la realidad plantea al hombre que dialoga con ella por medio de su razón prueban que la razón sí puede decir de dónde le viene la conminación a su pensar, y a criticarlo y a mejorarlo. Por eso no es de esperar que el hombre interrumpa su diálogo racional con la realidad para entablar ese otro “diálogo en la historia del Ser” cuyos personajes se niegan a declarar de dónde reciben la suya.

(Manuel Sacristán Luzón. Ideas gnoseológicas de Heidegger
Madrid, CSIC, col. Instituto Luis Vives de Filosofía, 5, 1959)