lunes, 22 de diciembre de 2014


Cuando a mis trece años pregunté a un revolucionario [Rusia, alrededor de 1905]: ¿se puede ser poeta y al mismo tiempo pertenecer al partido? - El, sin pensarlo ni un momento, respondió "No". De igual manera respondo yo: no.

(Marina Tsvietaieva. El poeta y el tiempo. Edición y traducción de Selma Ancira. Barcelona, Anagrama, col. Argumentos, 106, 1990)