viernes, 15 de agosto de 2014

A la sombra de las muchachas sin flor


Paseo por una ciudad
sin orillas
             miente la tarde
espejos despedidas humos
que denuncian retornos
                        me deja solo
el paso de muchachas alejadas
no pronuncian mi nombre no decretan
                                     mi muerte
entonces regreso
a los artesonados pasillos del recuerdo
pieles carnes repletas siluetas
                                 en sus cueros
el ruido de los párpados al cerrarse
                                      y tal vez
tal vez un grito literario puso nombre
al instante en que fui feliz
                              a la sombra
siempre a la sombra
                     de las muchachas sin flor.

(Manuel Vázquez Montalbán. “Paseo por una ciudad”, en  A la sombra de las muchachas sin flor. (Poemas del amor y del terror). Barcelona, Saturno, 1973)