miércoles, 7 de noviembre de 2012

La compañera del cestero



Yo te amaba. Amaba tu rostro de manantial quebrado por la tormenta y la clave de tu ámbito estrechando mi beso. Algunos se confían a una imaginación circular. Ir me es suficiente. He obtenido de la desesperación un cesto tan pequeño, mi amor, que lo han podido trenzar con mimbre.

(René Char. Común presencia. Traducción de Alicia Bleigberg.
Madrid, Alianza Editorial, col. Alianza Tres, 171, 1986.
Imagen: Nieve y mimbre en Priego, Cuenca, marzo y 2009).

“TE AMO”, REPITE EL VIENTO A CUANTO HACE VIVIR.

YO TE AMO, Y TÚ VIVES EN MÍ.
*
AMOR MÍO, POCO IMPORTA QUE YO HAYA NACIDO:
TÚ TE VUELVES VISIBLE EN EL LUGAR EN EL QUE YO DESAPAREZCO.