viernes, 6 de julio de 2012

Vidas



 III

En un desván en donde fui encerrado a los doce años he conocido el mundo, he ilustrado la comedia humana. En una bodega aprendí la historia. En alguna fiesta nocturna, en una ciudad del Norte, encontré a todas las mujeres de los antiguos pintores. En un viejo pasaje de París me enseñaron las ciencias clásicas. En una magnifica morada cercada por el Oriente total realicé mi inmensa obra y pasé mi ilustre retiro. He mezclado mi sangre. Mi deber me ha sido remitido. Ni siquiera tengo que pensar en ello. Soy, realmente, de ultratumba, y nada de encargos.

(Arthur Rimbaud. Prosa completa.
Edición y traducción de José Antonio Millán Alba.
Madrid, Cátedra, 1991)