viernes, 20 de julio de 2012

La lengua y la muerte


Pues ya no lo va a oír mentar porque se murió. Menos la Muerte, que vive y queda, todo se muere y pasa. Pero al final de cuentas la Muerte no es tan mala, es una buena mujer. Consuela al triste, reivindica al pobre, cura al masturbador, duerme al insomne, pone a cansar al cansado… Practica obras de misericordia “inéditas”, como dirían hoy los exquisitos. Usted no, ¿eh? Porque usted, maestro, cuida el idioma. Yo a usted le reprocharía su vegetarianismo pederástico, ¿pero su amor a esta lengua hermosa? Ahí sí no. La lengua es el máximo instrumento del hombre. ¡Sirve para tantas cosas! La lengua se expande, viva, en las moléculas del aire; o fluye yendo y viniendo siguiendo un lápiz sobre el papel. Parte de la izquierda, llega a la derecha, vuelve a la izquierda, vuelve a la derecha…

(Fernando Vallejo. El don de la vida.
Madrid, Alfaguara, 2010).