jueves, 22 de marzo de 2012

Lago en el cráter


Entre el bien y el mal hubo una guerra.
Decidimos que fuese el bien.

Eso hizo que el mal fuese la muerte,
que el alma se volviera
completamente en contra de la muerte.

Como un soldado que desea
servir a un gran señor, el alma
desea cerrar filas con el cuerpo.

Se puso en contra de la oscuridad,
en contra de las formas de la muerte
que reconocía.

De dónde viene la voz
que dice; y si la guerra
fuese el mal, que dice

y si fue el cuerpo el que nos hizo esto,
nos hizo tener miedo del amor.

(Louise Glück. Averno. Traducción de Abraham Gracera
y Ruth Miguel Franco. Valencia, Pre-Textos, 2012).