jueves, 15 de septiembre de 2011

Inteligencia


La inteligencia, para comprender, debe ensuciarse. Pero antes que nada, incluso antes de ensuciarse, es preciso que haya sido herida.

(Henri Michaux. Frente a los cerrojos
seguido de Puntos de referencia. Traducción de
Julia Escobar. Valencia, Pre-textos, 2000).