jueves, 1 de septiembre de 2011

Apasionadamente


He vivido cada uno de mis periodos tan apasionadamente, tan ciegamente, que a veces alguno de ellos se me olvida por completo. Un objeto, una persona que lo marcaron saltan de mi memoria, sin ninguna ligazón. ¿De dónde viene? Busco. No lo encuentro. El escenario ha desaparecido.

(Jean Cocteau. Opium. Traducción y prólogo de
Ignacio Vidal-Folch. Barcelona, Planeta, 2009).