martes, 21 de octubre de 2008

La sentencia


Cayó la palabra de piedra
en mi pecho aún vivo.
No es grave, estaba preparada,
posiblemente me acostumbraré.
Hoy tengo mucho, mucho que hacer:
he de matar la memoria,
volver de piedra el corazón,
he de aprender a vivir de nuevo.
Y si no... El cálido rumor del verano
es una fiesta tras la ventana.
Desde hace un tiempo tenía el presagio:
un día claro y la casa vacía.
(Anna Ajmátova (junto a Marina Tsvetáieva).
El canto y la ceniza. Antología poética.
Traducciones de Olvido García Valdés
y Monika Zgustova. Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2006)