jueves, 6 de septiembre de 2007

Trist el qui mai no perdut per amor una casa

Detrás de las palabras sólo te tengo a ti.
Triste quien no ha perdido
por amor una casa.
Triste el que muere
con un aura de respeto y prestigio.
Me importa lo que sucede en la noche
estrellada de un verso.

(Joan Margarit. El primer frío. Poesía (1975-1995).
Traducciones del autor, Antonio Jiménez Millán
y Luis García Montero. Madrid, Visor, 2004)