martes, 26 de septiembre de 2017

Promesa


Y abiertamente consagré mi corazón a la tierra grave y doliente,
y con frecuencia en la noche sagrada le prometí que la amaría fielmente hasta la muerte,
sin temor, con su pesada carga de fatalidad,
y que no despreciaría ninguno de sus enigmas. Así me ligué a ella con un lazo mortal.

(Friedrich Hölderlin. Empédocles y escritos sobre la locura. Barcelona, Labor, 1974; La muerte de Empédocles. Barcelona, El Acantilado, 2001. Ambas ediciones con traducción de Feliu Formosa)