jueves, 14 de julio de 2016

A los jóvenes poetas


Queridos hermanos, acaso madure pronto nuestro arte,
cuando, semejante al adolescente, tras el largo fermento,
alcance la serenidad de la belleza;
vosotros sed piadosos como eran los griegos.

Amad a los dioses y recordad con benevolencia a los mortales,
abominad de la embriaguez como del hielo, guardaos 
[de adoctrinar y describir,
y si el maestro os atemoriza,
pedid consejo a la gran naturaleza.

(Friedrich Hölderlin. Poemas. Traducción de Eduardo Gil Bera. Barcelona, Lumen, 2012. Hay edición en Debolsillo de 2014)