lunes, 11 de enero de 2016

Don Francisco Torquemada


(En recuerdo de Rafael Chirbes,
con quien compartía la fascinación
por este personaje galdosiano)

Voy a contar cómo fue al quemadero el inhumano que tantas vidas infelices consumió en llamas; que a unos les traspasó los hígados con un hierro candente; a otros les puso en cazuela bien mechados, y a los demás los achicharró por partes, a fuego lento, con rebuscada y metódica saña. Voy a contar cómo vino el fiero sayón a ser víctima; cómo los odios que provocó se le volvieron lástima, y las nubes de maldiciones arrojaron sobre él lluvia de piedad; caso patético, caso muy ejemplar, señores, digno de contarse para enseñanza de todos, aviso de condenados y escarmiento de inquisidores.

(Benito Pérez Galdós. Torquemada en la hoguera (1889), en Obras completas, IV. Notas por Federico Carlos Sainz de Robles. Madrid, Aguilar, 1941)