viernes, 18 de abril de 2008

Ars vitae

Teníamos fuerte adicción al vino
le rendíamos culto a los racimos de uva
y éramos arrogantes, crédulos
pendencieros
Preferíamos la muerte
a perder la libertad
y llevábamos la alegría del amor
hasta las puertas del infierno
hasta desafiar a la misma muerte
desnudándonos en pleno combate
o agrandándonos las heridas recibidas
Y si veíamos en peligro la vida
de nuestras mujeres y la nuestra
nos dábamos muerte por gusto continuo
Y éramos tan arrebatados en la guerra
que jamás actuábamos de acuerdo a un plan
No conocíamos ni la humildad
ni la caridad, ni la abnegación
ni la dulzura / Éramos serios y semifabuloso
y adorábamos a nuestras esposas
que adoraban el falo y el oro.
(Diego Maquieira. Los Sea-Harrier en el firmamento
de eclipses. Santiago de Chile, Editorial Universitaria, 1994).