viernes, 9 de noviembre de 2007

Bird

Sé fiel hasta la muerte
(Apocalipsis, 2,10)

O make me a mask
(Dylan Thomas )

-Sobre todo no acepto a tu Dios -murmura Johnny-. No me vengas con eso, no lo permito. Y si realmente está del otro lado de la puerta, maldito si me importa. No tiene ningún mérito pasar al otro lado porque él te abra la puerta. Desfondarla a patadas, eso sí. Romperla a puñetazos, eyacular contra la puerta, mear un día entero contra la puerta. Aquella vez en Nueva York yo creo que abrí la puerta con mi música, hasta que tuve que parar y entonces el maldito me la cerró en la cara nada más que porque no le he rezado nunca, porque no le voy a rezar nunca, porque no quiero saber nada con ese portero de librea, ese abridor de puertas a cambio de una propina, ese...

(Julio Cortázar. "El perseguidor",
en Los relatos: Ritos, Juegos y Pasajes.
Madrid, Alianza, 1976, 3 tomos)