martes, 7 de agosto de 2007

La sirena


Una sirena se encontró a un bañista, lo quiso sólo para ella, pegó su cuerpo contra el suyo, riéndose; y al sumergirse, llena de una felicidad cruel, no se acordó de que también se ahogan los amantes.
(William Butler Yeats. La Torre.
Trad. de Carlos Jiménez Arribas.

Barcelona, DVD, 2004)