miércoles, 1 de agosto de 2007

Condenación


La tentación del placer. La tentación es comer directamente en el origen. La tentación es comer directamente a la ley. Y el castigo es no querer dejar de comer, y comerse a sí mismo, pues soy materia igualmente comestible. Y yo buscaba la condenación como una alegría.

(Clarice Lispector. La pasión según G.H.
Traducción de Alberto Villalba.
Barcelona, Muchnik Editores, 2000)